Tipos de Láseres

Diferencias entre tipos de láser
Hay muchos tipos de láser y sus características de emisión, radiación y de aplicaciones clínicamente pueden ser muy distintas. Tampoco la potencia en watios, significa mayor rendimiento y validez para producir el mejor efecto bioestimulación.

Veamos la comparativa entre algunos de ellos:

 

 

Láseres por Gas CO2. De uso principal en cirugía

El láser CO2  (Dióxido de Carbono), es un láser de gas, que usa una radiación de 10.600 nm., (radiación no visible-infrarroja), la cual es absorbida por el agua de los tejidos, vaporizándose al alcanzar los 100ºC y provocando un sellado de vasos sanguíneos, que evitan el sangrado. Este efecto de cauterización, también se usa para cerrar vasos linfáticos al objeto de impedir la dispersión de células tumorales y de sellar y cauterizar el corte de nervios evitando la formación de neuromas. Este tipo de láser es convencionalmente usado en cirugías maxilofaciales, de estética y de ORL (otorrino), Ginecología y de Urología a entre otras.

Su efecto constituye un bisturí muy preciso y muy superior en resultados al bisturí eléctrico o escalpelo del quirófano.

Láser de Fibra.

El láser Nd_YAG (Neodimio-YAG) es un láser de fibra dopado, que produce luz infrarroja entre 905, 970 y 1060 nm., usado en angiología, para el sellado normal o excepcional de vasos.
Admite dermatológicamente pieles pigmentadas o de color de todos los tipos y es utilizado también para tratar lesiones granulomatosas, tumores y nódulos cancerígenos en tráquea, árbol bronquial, gastrointestinal y en el tracto urológico y otras aplicaciones de ORL.

Láser PBM  o LLLT, también Láser de estado sólido GaAlAs.
El Laser de Galio-Aluminio-Arsénico (e Indio) son láseres de tipo semiconductor, muy fáciles de controlar eléctricamente con una fuente de baja tensión.
Emiten entre 630 y 830 nm, y pueden alcanzar hasta potencias de 1000 mw (miliwatios). El índice de penetración de la luz en estos dispositivos puede alcanzar desde 2 cm hasta 5 cm de profundidad en el cuerpo irradiado, dependiendo de la longitud de onda.
Este tipo de láser es continuo y puede ser pulsado por medio de un temporizador electrónico. Son robustos y diminutos en su diodo emisor.
Usados en aplicaciones clínicas  y médicas como instrumento terapéutico y /o en tratamientos dermatológicos y en odontología.

IMPORTANTE. Los equipos láser precisan control y calibración periódica. No se confíe  solo de los datos que pueda indicar el fabricante del instrumento, datos que son de origen. ATENCIÓN. No se consideran técnicamente un láser, los dispositivos comercializados como equipos “láser de luz LED”. 

 

Una actual controversia y falsedad
(FAKE NEWS)


Los láseres clase IV,  más potentes, son mejores que los láseres clase 3B

No es cierto; la potencia no es siempre lo importante.  
¡¡ Pero las argucias del marketing y venta son inverosímiles. !!

El público y profesionales deben de saber que:

  1. Los fabricantes de láser clase IV, se apoyan en la evidencia científica de más de 25 años de investigación y de muchas pruebas clínicas con láseres 3B, para “enrolarse” en los beneficios terapéuticos y de regeneración celular, publicados, desde hace muchos años, sobre los efectos de la photobiomodulación
    .

  2. Aducen que, hay evidencia de que a mayor potencia (las de los láser IV),  mayor penetración /profundidad en los tejidos. Esta afirmación es INCIERTA y por ende FALSO; no hay ninguna publicación de que un laser IV, consiga una mayor penetración, por su potencia, que la que consiguen los láser 3B. Justamente es lo contrario, ya existen publicaciones comparativas realizados por profesionales y laboratorios de prestigio demostrando que el laser 3B, de 808 nm es superior a los láser clase IV.  Además si el láser IV emite entre 940 y 980 nm, dicha irradiación o luz penetra mucho menos que los láseres entre 800 - 900 nm (típicos) de los láseres 3B, con independencia de su potencia.
     

  3. Los láseres clase IV, de alta potencia , normalmente con más de > 1 watio, son comercialmente una derivación práctica de los láseres quirúrgicos y fototérmicos o láseres de fotodepilación.  En general el laser IV, con potencias comerciales de 5 a 25 watios (potencia de pico, en modo pulsado) pueden quemar, - de hecho queman - y si no se extreman las precauciones se pueden provocar lesiones al paciente tratado. Considerar un tratamiento con riesgo, nunca es recomendable y debe de ser evitado en ciertos tratamientos del dolor y en trastornos del oído.
     

  4. Los láseres 3B son más seguros, de menor coste y probados en su fiabilidad, seguridad y eficiencia, durante los últimos 20 años. Además el láser 3B, no requiere fibras ópticas (FO) como el laser IV, elemento este, la FO, más frágil y de mayor riesgo de averías y reparaciones.
     

  5. Los láseres de clase 4 (IV) podrían resultar tan eficaces para la fotobiomodulación como los láseres de Clase 3B, pero las afirmaciones de esa supuesta superioridad para justificar un precio muy elevado, el uso de una publicidad con descripción de propiedades erróneas, comparativamente en su significado y solo magnificando la potencia, para que de forma subjetiva, se induzca al lector a creer que los efectos del láser y su terapia, serán mejores con mayores potencias, no son compatibles con la integridad empresarial, ni con la ética científica.  

© 2023 by DOLORITAS. - España - Marca Registrada de LaserTherapy Salud S.L.

www.lasertherapysalud.com